En principio el objetivo de este blog es dar a conocer las Encíclicas del Venerable Juan Pablo II, publicar sus comentarios acerca de ellas y los de otros autores de prestigio para que el material sea fuente de inspiracion, meditacion y estudio.

jueves, 26 de marzo de 2015

La Divina Misericordia es la llave que abre todas las puertas

(de mi diario de viaje 28 de abril/7 de  mayo 2011 – homilía de Don Jozef Bart del 30 de abril 2011 Vigilia del Domingo de la Divina Misericordia y de la ceremonia de beatificación de Juan Pablo II - invito leer completo)


 “La Divina Misericordia es la llave que abre las puertas. Cuantos periodistas me han preguntado estos días: Padre pero que cosa es esta Divina Misericordia? Que cosa es esta Divina Misericordia? Y a la pregunta que cosa es esto, yo respondo y digo: Quien es Misericordia? Jesús! No que cosa, sino QuienJesús es Misericordia encarnada. Y cuando nos fue dada esta imagen en estos tiempos, si en estos tiempos, porque fue en 1931 cuando el 22 de febrero inicia la maravillosa y fascinante historia de esta imagen. Yo en esta imagen represento mi Misericordia, de alguna manera la podemos tocar, la podemos invocar, y hoy la podemos celebrar públicamente y firmemente establecida gracias a Juan Pablo II, gracias a El, gracias a El. 

Humildemente, pero con tanta fe, con tanta convicción y sabiduría ya de niño, de joven la invocaba, le rezaba y verdaderamente podía conmoverse, no sentimentalmente, bueno esta bien también de esta manera porque somos todos humanos… conmoviéndose hasta sus fibras más íntimas el 17 de agosto del 2002 cuando, curvado allí en el Santuario de la nueva Basílica de Cracovia, al consagrar la humanidad a la Divina Misericordia decía quien hubiese pensado que aquel hombre en zuecos, que hace tanto tiempo invocaba allí a la Misericordia haría la consagración de toda la humanidad de pontífice. Si, los designios de Dios son extraordinarios pero hace falta abrir……abrir que cosaAbrir nuestro ser a todo aquello que Dios pide de nosotros. Y créanme es fascinante la confianza de Sor Faustina en el Señor cuando dice Señor haz de mi aquello que tu quieres, haz de mi lo que tu quieres, si tu quieres que sea crucificada sobre una cruz, esta bien, si quieres que sea apedreada, esta bien, de aquí en mas quiero andar por tus caminos, según tu entendimiento. porque lo que tu quieres siempre será expresión de amor y misericordia hacia los hombres.



INVITO TAMBIEN VISITAR EL BLOG JUAN PABLO II Y LEER ALLI LOS POSTS ETIQUETADOS  DIVINA MISERICORDIA  

miércoles, 25 de marzo de 2015

La Divina Misericordia en las enseñanzas de Juan pablo II


“Siempre he apreciado y sentido cercano el mensaje de la divina Misericordia. Es como si la historia lo hubiera inscrito en la trágica experiencia de la segunda guerra mundial. En esos años difíciles fue un apoyo particular y una fuente inagotable de esperanza, no sólo para los habitantes de Cracovia, sino también para la nación entera. Ésta ha sido también mi experiencia personal, que he llevado conmigo a la Sede de Pedro y que, en cierto sentido, forma la imagen de este pontificado – Estas palabras pronunciadas por el Papa Juan Pablo II en el Santuario de la Divina Misericordia en Cracovia-Łagiewniki son la clave para entender su vida, su magisterio y su ministerio apostólico. Inspirado por el mensaje de la Divina Misericordia, que Dios le había transmitido a Sor Faustina, Juan Pablo II escribió la primera encíclica, en la historia de la Iglesia, dedicada a la Divina Misericordia. “Dives in Misericordia”. Asimismo, introdujo en la Liturgia de la Iglesia, la Fiesta de la Divina Misericordia el primer domingo después de Pascua y finalmente consagró a todo el mundo a la Divina Misericordia, para que en ella la humanidad entera encuentre la salvación y la luz de la esperanza.
La beatificación y canonización de santa Faustina, las peregrinaciones al Santuario de la Divina Misericordia en Cracovia-Łagiewniki, el cruzar el cambio de siglo y las nuevas amenazas del nuevo milenio, así como sus viajes apostólicos y su magisterio transmitido, por ejemplo, en los Regina caeli, eran oportunidades para acercar al mundo el mensaje de la Misericordia, verdad de la fe que encontramos tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento. El empeño por ir profundizando el misterio del amor misericordioso de Dios para con el hombre, le condujo a mostrar plenamente en qué consisten las actitudes evangélicas: la confianza en Dios y la misericordia ejercida a favor del prójimo. El Papa Juan Pablo II pidió, en repetidas ocasiones, que los cristianos de nuestros días se convirtieran en verdaderos apóstoles, testigos de esta verdad de la fe, porque – como afirmaba – Nada necesita el hombre tanto como la Divina Misericordia: ese amor que quiere bien, que compadece, que eleva al hombre, por encima de su debilidad, hacia las infinitas alturas de la santidad de Dios.”


(leer completo en el sitio de la Congregación de las Hermanas la Madre de Dios de la Misericordia)

Oración de Benedicto XVI a la Madre de la Misericordia

Madre de la Misericordia,
Salve, Madre del Redentor;
Dios te salve, Virgen gloriosa;
Salve, Reina nuestra.

Reina de la Esperanza,
muéstranos el rostro de tu divino Hijo;
guíanos por el camino de la santidad;
danos la alegría de los que saben decir «sí» a Dios.

Reina de la paz,
colma las más nobles aspiraciones de los jóvenes de África;
sacia los corazones sedientos de justicia, paz y reconciliación;
corona las esperanzas de los niños que sufren el hambre y la guerra.

Reina de la justicia,
alcánzanos el amor filial y fraterno;
haz que seamos amigos de los pobres y pequeños;
consigue para los pueblos de la tierra el espíritu de hermandad.

Nuestra Señora de África,
implora a tu divino Hijo la curación de los enfermos, 
el consuelo de los afligidos,
el perdón de los pecadores.

Intercede por África ante tu Hijo,
y consigue para toda la humanidad la salvación y la paz.
Amén


sábado, 21 de marzo de 2015

Dives in misericordia – las 14 encíclicas de Juan Pablo III


“Sería absurdo pensar que se puede hablar en media hora de las catorce encíclicas de nuestro Santo Padre. Sería preciso examinar cada una detalladamente, para poder comprender la estructura del conjunto y para captar sus temas centrales y la línea de su enseñanza. En media hora sólo se puede brindar una panorámica aproximada y superficial. La elección de los puntos que subrayamos es necesariamente unilateral y podría hacerse también de modo diverso. Además, una valoración conjunta debería incluir también los demás textos magisteriales del Papa, que a menudo son de gran trascendencia y pertenecen sin duda al conjunto de las afirmaciones doctrinales del Santo Padre. 

Dicho esto, las encíclicas se deben dividir por grupos de temas afines. Conviene recordar ante todo el tríptico trinitario de los años 1979-1986, que abarca las encíclicas Redemptor hominis, Dives in misericordia y Dominum et vivificantem.

Echemos ahora una mirada a las otras dos tablas del tríptico trinitario. El tema de Dios Padre aparece velado, por decirlo así, en primer lugar, bajo el título Dives in misericordia. Se puede creer que la idea de tratar esta temática le vino al Papa de la devoción de la religiosa de Cracovia Faustina Kowalska, a la que posteriormente elevó al honor de los altares. Poner en el centro de la fe y de la vida cristiana la misericordia de Dios fue el gran deseo de esta santa mujer. Con la fuerza de su vida espiritual, ella puso de relieve la novedad del cristianismo, precisamente en nuestro tiempo, marcado por la irreligiosidad de sus ideologías. Basta recordar que Séneca, un pensador del mundo romano en muchos aspectos bastante cercano al cristianismo, dijo una vez:  "La compasión es una debilidad, una enfermedad". Mil años después, san Bernardo de Claraval, con el espíritu de los santos Padres, encontró la admirable fórmula:  "Dios no puede padecer, pero puede compadecer". 

Considero muy acertado que el Papa haya centrado su encíclica sobre Dios Padre  en  el tema de la misericordia divina. El primer subtítulo de la encíclica es:  "Quien me ve a mí, ve al Padre" (Jn 14, 9). Ver a Cristo significa ver al Dios misericordioso. Conviene subrayar que en esta encíclica la digresión sobre la terminología bíblica de la misericordia divina en el Antiguo Testamento ocupa nada menos que tres páginas. En ella se explica también la palabra rahamim, que proviene de la palabra rehem (vientre materno), y confiere a la misericordia de Dios los rasgos del amor materno. 
El otro punto central de la encíclica es su profunda interpretación de la parábola del hijo pródigo, en la que la imagen del Padre resplandece en toda su grandeza y belleza. “



(Cardenal Joseph Ratzinger en el Congreso “Juan Pablo II – 25 años de pontificado. La Iglesia al servicio del hombre, en la Pontificia Universidad Lateranense 8-10 de mayo 2003)

martes, 10 de marzo de 2015

Que es la Divina Misericordia?



Después del triste e inaudito episodio del atentado contra el Papa Juan Pablo II el 13 de mayo de 1981 cuando terminaba de dar la primera vuelta a la Plaza todo fue silencio y consternación y la reacción común la plegaria.  La catequesis dedicada a conmemorar el 90 aniversario de la publicación de la Encìclica Rerum novarum de Leòn XIII se quedó sin voz…

Ese encuentro semanal recién continúo con la Audiencia General del 7 de octubre
 Juan Pablo II se referiría en varias audiencias posteriores al atentado,  al perdón y a la misericordia.  "Misericordiae Domini, quia non sumus consumpti" (Lam 3, 22) expresaba en ésta. Gracias a la misericordia del Señor no hemos sido aniquilados hasta el fin" (Lam 3, 22) agregando  “Estas son las palabras del Pueblo de Dios, que manifiesta a su Señor la gratitud por la salvación, y alaba mediante ellas a la Misericordia Divina”  y agradecía a todos aquellos que se habían unido en oración por su pronta recuperación.

En la audiencia general del 21 de octubre el Papa habló del perdón, tan ligado a la Divina Misericordia.  “Perdón” – decía el Papa -  es una palabra pronunciada por los labios de un hombre, al que se le había hecho mal. Más aún, es la palabra del corazón humano. En esta palabra del corazón cada uno de nosotros se esfuerza por superar la frontera de la enemistad, que puede separarlo del otro, trata de reconstruir el interior espacio de entendimiento, de contacto, de unión. Cristo nos ha enseñado con la palabra del Evangelio y, sobre todo, con el propio ejemplo, que este espacio se abre no sólo ante el otro hombre sino, a la vez, ante Dios mismo. El Padre, que es Dios de perdón y de misericordia, desea actuar precisamente en este espacio del perdón humano, desea perdonar a aquellos que son capaces de perdonar recíprocamente, a los que tratan de poner en práctica estas palabras: “Perdónanos... como nosotros perdonamos”

La audiencia del 28 de octubre de 1981 día dedicado a la Santísima Virgen del Rosario,  tuvo lugar en dos partes (en la Basílica y en el Aula Pablo VI).     En esa audiencia el Papa  recomendaba el rezo del Rosario, “plegaria que se caracteriza por su sencillez y su profundidad”, agradecía a quienes habían orado por él y presentaba brevemente su testimonio haciendo referencia a la Divina Misericordia.
“Al reanudar nuevamente mi servicio tras la prueba que la Divina Misericordia me ha permitido superar, me dirijo a todos con las palabras de San Pablo: orad "por mí, a fin de que cuando hable me sean dadas palabras con que dar a conocer el misterio del Evangelio”.



sábado, 7 de marzo de 2015

Dives in Misericordia – 2da Encíclica de Juan Pablo II – Introducción



Que es una Encíclica? Casi imposible encontrar una explicación más breve y más clarificadora que:  “Las encíclicas papales son documentos que revisan y resumen todo el Magisterio precedente sobre el asunto que tratan.” 

Explicación que identifica perfectamente las Encíclicas (al menos las primeras) de Juan Pablo II.  En cuanto a su primera encíclica Redemptor Hominis el mismo admitía que la había traído consigo desde Polonia. Por lo que se refiere a la segunda Dives in Misericordia nos cuenta en Memoria e Identidad que “las reflexiones de la Dives in Misericordia fueron fruto de mis experiencias pastorales en Polonia y especialmente en Cracovia. Porque en Cracovia está la tumba de santa Faustina Kowalska, a quien Cristo concedió ser una portavoz particularmente inspirada de la verdad sobre la Divina Misericordia. Esta verdad suscitó en sor Faustina una vida mística sumamente rica. Era una persona sencilla, no muy instruida y, no obstante, quien lee el Diario de sus revelaciones se sorprende ante la profundidad de la experiencia mística que relata. Digo esto porque las revelaciones de sor Faustina, centradas en el misterio de la Divina Misericordia, se refieren al período precedente a la Segunda Guerra Mundial. Precisamente el tiempo en que surgieron y se desarrollaron esas ideologías del mal como el nazismo y el comunismo. Sor Faustina se convirtió en pregonera del mensaje, según el cual la única verdad capaz de contrarrestar el mal de estas ideologías es que Dios es Misericordia, la verdad del Cristo misericordioso. Por eso, al ser llamado a la Sede de Pedro, sentí la necesidad imperiosa de transmitir las experiencias vividas en mi país natal, pero que son ya acervo de la Iglesia universal.”

Y así en el Ángelus del 30 de noviembre de 1980,  primer domingo de Adviento de 1980 anunciaba su Encíclica  Dives in misericordiacuya principal finalidad es recordar el Amor del Padre, revelado en toda la misión mesiánica de Cristo, comenzando desde su venida al mundo hasta el misterio pascual de su cruz y de la resurrección. Esta Encíclica, que lleva la fecha de hoy, aun cuando será publicada dentro de algunos días, tiene como tema la misericordia de Dios. La Iglesia y el mundo tienen necesidad de la misericordia, la cual expresa el amor más fuerte que el pecado y que todo mal en que está envuelto el hombre y su existencia terrena.” 

jueves, 24 de abril de 2014

Diario de la canonización de Juan Pablo II y Juan XXIII abril 2014 (1)


Soy consciente que este blog está muy atrasado. Atrasado si,  pero no olvidado.
Prometo que a mi regreso lo retomaré....

24/4/2014
Me estoy yendo a Roma….a la canonización de dos santos. Mi "maestro" siendo canonizado por un Papa argentino. Un orgullo y un honor! Qué emoción...
Pido a todos los lectores que me tengan presente en sus oraciones. Yo prometo que rezaré por todos los que leen/lean este blog, de manera muy especial el solemne dia.
Alli unidas a todas las oraciones elevándose a Dios nuestro Señor en un día de fiesta para la Iglesia universal estarán las mías inundándonos con una lluvia de bendiciones, una gracia que sin embargo invito a compartir orando especialmente por aquellas ”almas enfermas de tibieza”  para que también en ellos se encienda la llama del amor de la Divina Misericordia y se sientan atraídas por Jesús  “todo compasión” (último día de la novena a Jesús Misericordioso).
Escribiré mi próximo post desde Roma.
Invito leer el diario en mi blog principal en honor a Juan Pablo II.